La Guía Del Bitcoin

Este nuevo tipo de dinero digital denominado Bitcoin ofrece toda la seguridad que tú deseas para cualquier transacción, se revaloriza como inversión y tiene gran receptividad en los más diversos mercados

Has oído hablar del Bitcoin y seguramente te han fascinado las historias de los primeros inversores que adquirieron este tipo de moneda virtual y obtuvieron ganancias que harían palidecer de envidia al propio rey Midas.

Sin embargo, hablando con sinceridad, tal vez no te has atrevido a realizar transacciones con Bitcoin, principalmente porque desconoces muchos detalles acerca de este dinero digital.

Nuestra meta es lograr que conozcas todo sobre el Bitcoin y para eso hemos preparado este artículo de la manera más sencilla posible.

  • ¿Qué es y cómo funciona?  

La definición más sencilla es que Bitcoin es un nuevo tipo de dinero que se caracteriza por ser digital. Esa característica permite utilizarlo para hacer pagos en todo el mundo, de una manera segura, rápida y barata.

También es importante destacar que Bitcoin es un sistema financiero que cuenta con un protocolo, así como con una red de pagos y una moneda. Esta red, que fue lanzada en enero del año 2009, se ha expandido que tal manera que cuenta con más de 11 millones de usuarios a finales de 2017.

La base de la gran expansión y aceptación que ha tenido el Bitcoin es la confianza que genera, ya que no es emitida por gobierno alguno ni tampoco por una empresa en particular. Eso hace que esté libre de contaminación de tipo político, que no tenga relación con las medidas que adoptan los bancos centrales de las naciones y que los mercados especulativos no puedan hacer uso de él.

Otra de las ventajas del Bitcoin es que se basa en una red de consenso que se considera la primera red de pagos P2P, es decir, una red entre pares que la impulsan sin que haya una autoridad central y también sin la presencia de intermediarios. Representa un gran avance en sistemas de pago.

La garantía de privacidad también hace que Bitcoin sea confiable. No es exactamente una red anónima, pero resguarda la identidad, por lo que se evita la amenaza que representa la fuga de información a través de internet, aun cuando funciona mediante una red integrada por computadoras de usuarios que la gestionan.

La confianza es la base de toda la red, que funciona con las reglas del libre mercado. Cada poseedor de un Bitcoin tiene una clave privada que le ha sido asignada para que pueda hacer transacciones con esa moneda a través de internet. Implica el uso de un monedero electrónico que es donde se tiene el registro del valor acumulado por esta criptomoneda.

Las operaciones que se realizan con esta criptomoneda están basadas en un protocolo conocido como cadena de bloques o blockchain. Equivale a un libro de contabilidad (salvando las distancias) que comparten los usuarios y que se actualiza gracias a la tarea de los mineros, personajes de los que hablaremos en otro apartado de este artículo.

En este escenario, el Bitcoin representa la unidad de cuenta en todos los balances que son gestionados por la cadena de bloques. Así, como usuario, lo que tienes para identificarte es una contraseña con la cual gestionas la dirección electrónica, equivalente al número de cuenta, en la cadena de bloques.

  • Historia del Bitcoin

Desde su nacimiento, el Bitcoin ha democratizado las transacciones. Su concepto se planteó en 2008, pero fue en 2009 cuando fue liberado por un programador que utilizó el seudónimo de Satoshi Nakamoto.

Llama la atención que esta novedosa criptomoneda no tuvo una acogida masiva en sus inicios, sino que más bien pasó desapercibida, pese a representar una novedad de gran significación para el intercambio comercial en el mundo, así como una alternativa confiable a los métodos tradicionales del sistema financiero.

En su primer año de vida, el Bitcoin tuvo un uso que se limitó a pocas personas y parecía más bien una moneda exclusiva para un selecto grupo de visionarios que se la entregaban entre sí como premio o reconocimiento en los foros en los cuales participaban en internet.

Fue en 2010 cuando se entendió la dimensión del Bitcoin, tras una transacción entre un usuario identificado como Jercos, quien compró dos pizzas al usuario Laszlo a cambio de 10,000 Bitcoins.

Esa simple operación hizo que quienes poseían Bitcoins entendieran que tenían el poder de realizar transacciones con sus criptomonedas y no solo eso, sino que se abrió la posibilidad de establecer una alternativa mejorada al sistema financiero existente en el mundo.

Cuando se entendió la trascendencia del Bitcoin, la cantidad de usuarios tuvo un crecimiento exponencial, hasta el punto de que se estima que cada mes se suma más de un millón de usuarios nuevos a la red.

A finales de 2016 esta criptomoneda era aceptada por más de cien mil comercios en el mundo como un medio de pago. La cifra de transacciones diarias supera las 300 mil en la actualidad.

3. Precio y cotización 

El precio del dinero de curso legal es determinado por los gobiernos de los países y su valor, que anteriormente estaba respaldado en oro en las reservas de los bancos centrales de cada nación, ahora solo depende de lo que digan los entes emisores.

Ante esa situación, que permite a los bancos centrales emitir dinero inorgánico y genera devaluación de las monedas, el Bitcoin se presenta como una inversión más que segura, en virtud de que no está sujeto a vaivenes políticos.

La ley de oferta y demanda rige para el precio del Bitcoin, como en cualquier operación comercial, en la que el regateo también está presente. Los mineros que producen los Bitcoins proponen el precio y las transacciones se realizan a través de plataformas especializadas online.

En estas llamadas plataformas de trading cualquier persona puede hacer ofertas públicas de esta criptomoneda, para lo cual debes recordar que no es necesario comprar un Bitcoin completo, ya que cada uno está integrado por 100 millones de partes llamadas satoshis, que vendrían a ser algo así como los céntimos que conocemos en el dinero de curso legal.

En estas plataformas de trading, cuando tu oferta de compra de Bitcoins coincide con lo que un vendedor ofrece, la transacción se hace de manera automática. Esto quiere decir que no hay un precio estipulado para el Bitcoin, sino que este se establece según cada transacción.

A continuación, te presentaremos los precios que el Bitcoin ha tenido desde su creación, para que puedas ver lo volátil que puede ser. Aunque el pronóstico de los analistas es que, como nuevo modelo económico, requerirá de algunos años para comenzar a estabilizarse.

  • 2009 El intercambio se hacía como prueba. 0€
  • Mayo 2010, menos de 0.003$. 
  • Julio 2010, 0.008$ y en tres días subió a 0.08$
  • Abril 2011, $1, la criptomoneda se igualó con el dólar. 
  • Julio 2011, $31 y caída estrepitosa a final de año para llegar a $2.
  • Diciembre 2012, $13
  • Abril 2013, $266 y caída a la mitad en mayo cuando llega a $113.
  • Noviembre 2013, $1.250 que ha sido el tope máximo del Bitcoin. Luego sufrió caídas estrepitosas y nuevas alzas. 
  • Enero 2014,$900 tras alzas y bajas. El resto del año osciló entre $ 750 y $ 340.
  • 2015 se caracterizó por el alza regular hasta llegar a $504 en el mes de noviembre.
  • Entre 2016 e inicios de 2017 la política y la economía mundial afectaron el mercado del Bitcoin. El triunfo de Donald Trump en EE.UU.; el triunfo del Brexit en Europa y las crisis de algunas entidades bancarias nuevas llevaron el precio de esta moneda a $ 1.270, situándose por encima del oro. 

4. Invertir en bitcoins  

Hay quienes dicen que el mercado del Bitcoin es especulativo, pues se compra barato y se espera la ocasión propicia para vender caro. Sin embargo, es importante aclarar que esa es la base de cualquier operación comercial. Desde un bombillo hasta una lancha, la clave del comercio exitoso es comprar a precio bajo y vender a un precio más elevado para obtener ganancias.

Cuando hablamos de Bitcoin, la inversión requiere un mínimo de conocimiento acerca del mercado y los pasos a seguir para adquirir esta criptomoneda. No es un asunto para impacientes.

Como pudiste ver en la historia del Bitcoin, su valor ha cambiado, influido por el mercado, tal como ocurre con cualquier bien de consumo o con cualquier divisa. La gran ventaja para ti, si inviertes en esta red, es que está concebida para llegar a millones de personas en un proceso que se conoce como capilarización, es decir, que se parece al de los vasos capilares que están distribuidos en todo nuestro organismo.

Por esta razón, puedes invertir en la mínima fracción de un Bitcoin, denominada Satoshi. Te recordamos que un Bitcoin completo está integrado por 100 millones de partes (satoshis).

Necesitas entender que no hay una plataforma única para hacer transacciones en esta moneda virtual y, por ende, su precio varía en cada plataforma. El Bitcoin no tiene un precio oficial. No obstante, si se presentan diferencias notorias entre dos casas de cambio, hay compradores que aprovechan para comprar en la más barata y vender en la más cara, obteniendo ganancias significativas en un corto plazo. Esta puede ser una opción para ti.

5. Minar bitcoins

La cadena de bloques en la que están distribuidos los Bitcoins es trabajada mediante un sistema de consenso que se conoce como minería. El trabajo del minero es crear cada fracción, cumpliendo siempre el orden cronológico que corresponde a la cadena de bloques, con lo cual se garantiza la confiabilidad del sistema.

Las transacciones se empacan en un bloque para ser confirmadas y deben cumplir normas estrictas de cifrado, ya que serán sometidas a verificación. No es posible modificar un bloque anterior, pues eso implicaría la anulación de los bloques siguientes.

El sistema está organizado de una forma tan precisa, que las previsiones indican que será en el año 2140 cuando llegará a su fin la aparición de nuevos bitcoins. Es importante destacar que los mineros son quienes liberan cada bitcoin y reciben una recompensa por esa tarea.

Dicha recompensa se encuentra estipulada y establece que se divide a la mitad cada 210,000 bloques. El proceso dura aproximadamente cuatro años y se le conoce como Halving. Este Halving tiene una relación de causa y efecto en el sistema y suele ocurrir que el precio del bitcoin suba.

Cuando el precio del bitcoin es bajo, muchos mineros cesan su actividad temporalmente, debido a que los gastos eléctricos y de tiempo que consume su tarea no se ven recompensados por la moneda virtual. No se trata de que los mineros fijen el precio, pero sí inciden en él, debido a la competencia entre ellos.

Cabe recordar que las transacciones Bitcoin tienen comisiones, lo que le da el poder a los mineros de seleccionar las operaciones que aceptan tomando como base la comisión. Esto también incide en el precio del bitcoin.

Como ves, esta red tiene un imbricado sistema en el cual todos luchan por ganar, pero las normas están claras desde la propia creación de la moneda virtual y de la red de la cual forma parte.

  • Futuro del bitcoin

Así como los primeros usuarios del bitcoin fueron visionarios, todavía hay quienes consideran que la inversión en esta moneda virtual es muy volátil y que debe quedar circunscrita para los amantes de las emociones fuertes de los mercados de divisas.

Sin embargo, la volatilidad es una característica que suele acompañar a todos los nuevos intercambios de valores, en virtud de que cada sistema tarda un tiempo en hacer sus propios ajustes y lograr la estabilidad.

Las bases por las que se rige, como cualquier operación comercial, son comprar barato y vender a un precio mayor, por lo que sigue la lógica de las transacciones que imperan en el mundo entero, lo que le augura un buen futuro.

Otra característica relevante del Bitcoin es que la gente lo considera un atractivo medio de inversión, por lo cual solo se requiere paciencia para esperar los años de expansión que lo lleven a convertirse en un sistema global. Lo que no puedes perder de vista, es que ya esta criptomoneda ha dado significativos pasos hacia su masificación.

El hecho de que miles de personas en el mundo ingresen a diario al mercado del Bitcoin y que las transacciones superen las 300 mil diarias es un indicador importante a considerar si quieres invertir en esta red.

Como te hemos dicho a lo largo de este artículo, la clave es la paciencia y la constancia. No se puede predecir el futuro del Bitcoin ni el precio que tendrá. Lo que sí puedes saber es que su tecnología es de primera y resulta confiable.